Clases de crochet

¿Que por qué quiero dar clases de crochet?

clases de crochet

Pues verás. Te voy a contar lo que me pasa a mi cuando hago crochet o ganchillo que es lo mismo 😉

Cuando era pequeña, mi madre me enseñó a hacer cadeneta. Yo la veía a ella con la aguja de ganchillo o con las dos agujas de hacer punto y la veía tan concentrada, que me fascinaba ver cómo un ovillo podía convertirse en cualquier otra cosa. Me encantaba el ruido que hacían las agujas al chocar, el tacto de la lana y ayudarla a hacer los ovillos.

Mi primer trabajo en ganchillo fue una cadeneta interminable que iba tejiendo por la calle cuando salía a dar un paseo con mis padres. Caminaba deprisa, me sentaba en un banco y mientras les esperaba hacía cadeneta. De vez en cuando la sacaba y medía las cosas con ella. Me encantaba ver cómo crecía y crecía y me sentía orgullosa.

Después vinieron las diademas de colores. Según las hacía se las regalaba a mis amigas. Me sentía genial regalando algo que yo había hecho con mis manos.

Y de eso pasé,a los 12 años y así sin paso intermedio, a hacer cojines y una colcha ¡de matrimonio! Aquello supuso un reto increible. Fui con mi madre a comprar el perlé (un tipo de hilo) al Gato negro (una tienda de lanas muy conocida en Madrid) y cuando volvimos nos encontramos a una vecina que le dijo a mi madre que para qué había comprado todo ese hilo si seguro que me iba a cansar e iba a dejar el proyecto a medias.

Entonces decidi que la iba a terminar y me puse a trabajar en ella poquito a poco, completando los dibujos y completando cada tira hasta que un buen día, ahí estaba terminada.

Esta es una de las cosas que más me gustan de tejer. Primero surje la idea y hasta que se convierte en realidad, pasa un tiempo en el que hay que ser constante, hacer y deshacer, aprender cuando te equivocas para corregirlo, persistir hasta que logras terminarlo y disfrutar del proceso. Osea, que se parece bastante a la vida.  Y entre medias, pasa la vida y esa labor te acompaña y te ayuda a pasar por el momento que estés atravesando.

Para mi, los ratos en los que tejo no hay preocupaciones ni pensamientos dando vueltas en mi cabeza. Durante el rato en el que estoy tejiendo el mundo se para y sólo estoy yo y mi creatividad. Es el momento en que doy rienda suelta a mi imaginación y mis manos bailan con la aguja y con el hilo transformándolo en otra cosa. Es pura magia.

Elegir el proyecto, la combinación de colores, el tipo de punto… y después, la satisfacción de haberlo terminado.

Muchas veces en el mercado de artesanía, se acercan personas y me dicen que les gustaba ver a sus abuelas, que de pequeñas tejieron algo pero que se les ha olvidado. Otras me dicen que les encantaría aprender pero que se sienten torpes y otras que no tienen paciencia.

Si te gusta y te llama la atención, sólo tienes que empezar. Al principio no sale de una manera fluida. Como cualquier actividad manual requiere práctica para que hacerlo no suponga esfuerzo. Al principio se te escaparán puntos, unos erán más grandes y otros más pequeños y no verás la labor igualada pero qué más da, lo habrás hecho tú con tus manos y eso es lo que le da un valor especial, ¿no te parece?

Ya irás mejorando con el tiempo y se te pasarán las horas sin que te des cuenta tejiendo. “Una vuelta mas y lo dejo” y repetirlo media hora más tarde 🙂

Lo genial es que para practicar los primeros puntos puedes hacer proyectos muy sencillos que podrás utilizar como este sencillo estuche para guardar tus agujas que podrás hacer después de la primera clase.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tejer me gusta pero las veces que he ayudado a alguien a tejer me he sentido genial, así que por eso quiero dar clases de crochet y te animo a asistir a ellas.

Si quieres más información ponte en contacto conmigo aquí

Anuncios

Cactus de ganchillo

¡Cómo me gusta crear! ¡Lo disfruto tanto! Este ha sido un regalito que he preparado para mi mami, así que lo he hecho con más ganas todavía 😉

Llevaba tiempo queriendo hacer uno y por fin me puse a probar y a investigar hasta que me salió esto.

Tengo que agradecer a Artmanu por sus tutoriales que me han ayudado un montón.

www.tarariquetecris.es

El otoño ha llegado…

En otoño se celebraron las Jornadas micológicas de Hoyo de Manzanares, y allí estaba yo como parte de la Asociación de Artesanos Lo que nos une haciendo talleres para “esos locos bajitos” como dice Serrat. Esta vez conté con el apoyo de Iñaki ¡qué más se puede pedir!

Y como los niños son tan, tan creativos, todo esto y mucho más fue lo que salió después de una preciosa mañana de dar rienda suelta a la imaginación…

 

Feria de artesanos en Hoyo de Manzanares

En el mes de julio se celebra la Feria de artesanía de Hoyo de Manzanares donde nos juntamos muchas personas que tenemos algo en común.

Ese algo es el gusto por crear cosas a partir de un material. Esa magia de ver cómo se va transformando algo después de imaginar, darle unas cuantas vueltas (unas veces más que otras), hacer, deshacer…  hasta que ¡voilá! aparece ante tus ojos eso que antes estaba sólo en tu cabeza.

Es una feria diferente porque se celebra durante todo el fin de semana y por la noche hay un ambiente muy especial. Huele a pueblo, a fresco después de todo el día de calor y la gente sale a dar un paseo y a disfrutar del tiempo libre, a tomar algo con los amigos… y se encuentra con que en la plaza hay buena música y un montón de puestos llenos de objetos hechos con amor y que llevan un trocito de los artesanos que los hemos realizado.

Es un placer para mi participar en esta feria con mis compañeros de “Lo que nos une” la Asociación de artesanos de Hoyo de Manzanares.

 

¡me encantó!

El domingo pasado estuve en un pequeño mercadillo en una urbanización de Majadahonda donde tuve la oportunidad de conocer a otros artesanos y compartir una mañana de solecito y buen rollo con ellos.

Gracias a Sofía por invitarme y organizar este tipo de iniciativas y a Natalia por ponerme en contacto con ella 😉

DSC_1123